No es el dinero, es la energía



NO ES EL DINERO ES LA ENERGIAContrariamente a lo que se piensa, la energía no es una mercancía más; es el recurso que posibilita la realización de cualquier trabajo y actividad. La consecuencia más inmediata del pico del petróleo será su efecto sobre la economía: cada vez habrá una mayor distancia entre la oferta y la demanda, lo cual se traducirá en una progresiva elevación del precio de la energía y, por ende, del resto de las mercancías y servicios. Estamos condenados a decrecer.

No es el dinero, es la energía” es el título del trabajo elaborado por Máximo Luffiego en el que, de forma rigurosa y didáctica, se aborda el problema de la crisis energética y sus consecuncias. El documento nace con la pretensión de servir como herramienta para la elaboración de materiales didácticos.